jueves, 16 de junio de 2011

Razón nº 2: porque los eufemismos duelen menos

Queridos navegantes,

La razón que os traigo hoy me vino a la mente el otro día viendo la investidura de nuestra (de nuevo) presidenta de la C.Madrid, Esperanza Aguirre. Por si alguien no es de España, esta señora va por su tercera legislatura (8 años lleva mas los 4 que le quedan). Es una mujer que, a pesar de los esfuerzos del potoshop que aplican a sus fotos los publicistas de la campaña electoral, ronda ya los sesenta años. Una mujer (con voz) fuerte, con carácter peculiar e ideas claras (no tengo muy claro cuales pero parece que ella si pues repite lo mismo una y otra vez). Sin embargo, esta entrada no está dirigida a hablar de Esperanza (que vaya nombre le puso su madre..) sino de los eufemismos.

¿Qué es un eufemismo? Una definición (made in me) podría ser que eufemismo es toda expresión o palabra politicamente más correcta que otra con el mismo significado. Un eufemismo es, por tanto, una palabra o expresión que sirve para decir de forma más suave algo que puede resultar ofensivo. Los eufemismos son una de las razones más importantes para reír. Pues las personas las utilizan todo el tiempo. Está claro que nos ofende menos si vamos por la calle y un obrero nos dice "con tantas curvas voy a tener un accidente" a simplemente "gorda!". El caso es que es lo mismo pero no nos lo tomamos igual. Otro ejemplo es cuando nuestra madre nos dice "no te preocupes, es que tu naciste con pocas luces, hija" en lugar de "niña! es que eres imbécil!" jajaja Hay tantos que os sorprenderíais! Deberíais ir alguna vez a los autobuses de San Francisco, donde los asientos no son para las personas con discapacidad sino con "incapacidad". Yo en esos asientos no me senté en diez meses claro! Que ya te etiquetan y luego a ver quién demuestra lo contrario!




Pero no nos engañemos, los eufemismos pueden confundir y manipular a aquellos con un vocabulario limitado (eufemismo de "incultos") pero a aquellos que poseemos cierto dominio de la lengua (o no..) no nos engañan. Y cuando llega el agente de la ley (madero) y nos dice que tenemos que pagar una "cuota" por haber aparcado donde no tocaba, nosotros entendemos que nos está poniendo una "multa" de las de toda la vida. Lo pueden llamar como quieran, pero tu tienes que pagar igual jajaja Y aquí es cuando mi querida Esperanza el otro día dijo que a partir de ahora las "hipotecas" se tienen que llamar "préstamo personal" para beneficio de los clientes; para no engañarles. Pues oiga, yo voy a un banco y si me dicen "hipoteca"    pienso: socorro!! que luego me quitan la casa!! Y si me dicen "préstamo personal" pues me quedo más tranquila. La consecuencia es la misma, si no pago, me quedo sin casa, pero es verdad que con el eufemismo suena mejor. Olvidé decir que Esperanza es una mujer muy inteligente, casi consigue que no me de cuenta de que el banco se queda con mi casa igual! Pero ya nos reiremos de los bancos otro día.. 

Aunque, queridos navegantes, el eufemismo que se lleva la palma es "persuasión". Si, la tortura de toda la vida.. esa que sale en las pelis el señor cortándole los dedos al pobre preso.. Lo que pasa que ahora los gobiernos le llaman persuasión que queda mucho más elegante. Porque el antiguo gobierno del señor arbusto (en inglés, Bush) no ejercía tortura, ellos persuadían amablemente. Total.. ¿para qué quieres 10 dedos? 

Como veis, vivimos en una sociedad "políticamente correcta" que encubre la realidad, la maquilla, y la transforma para que parezca más bonita. Y a veces, nos pasamos de transformación porque.. ¿alguien puede decirme qué es una mujer de honor distraído? Jesús! Quien escribiera la Biblia tenía mucha imaginación. Al fin y al cabo.. una puta es una puta, aunque en el anuncio diga "señora de compañía", pues a efectos prácticos, va a cobrarte lo mismo, asi que... ¿para qué cambiarle el nombre?


Consejo del día: pensar un par de eufemismos que utilicéis mucho y compartirlos con el mundo. 

besosconqueso

El Arlequín
Publicar un comentario