viernes, 9 de septiembre de 2011

Razón nº 5: por los intercambios

Queridos navegantes,

Lamento mucho mi ausencia! Espero que vuestras vacaciones hayan sido muuuuy largas y tengais las pilas cargadas para el nuevo curso. Y los que tengan problema con las baterías... apuntaros a Yoga o Pilates porque este año promete! 

La razón de hoy para sonreír es muy especial y llevaba mucho tiempo queriendo contárosla. Pero primero.. ¿qué es un intercambio? Un intercambio consiste en que un día te engañan en el cole y te dicen "coge tus maletas chata, que te vas a casa de un desconocido por unos días a practicar su idioma y costumbres". A veces los que te engañan son tus padres.. e incluso tu jefe.. pero el caso es que terminas en casa de unos extraños, con tu sonrisa y salero como única defensa. Ahora que ya tenemos todos clara la definición.. ¡Veamos por qué los intercambios son una razón para reir!



- Porque aprendes a apreciar el silencio.. sobretodo tras no entender ni palabra de lo que te dicen en la familia.

- Porque te acostumbras al sonido de los mantras tibetanos a pleno pulmon que la madre budista canta a las 6 de la mañana.

- Porque te inmunizas a el té hirviendo que la abuela loca te da y aprendes a tomar helado para "curarte" la garganta.

- Porque te acostumbras a que la gente te arroye por la calle como si fueras inferior, transparente y no te doliera cuando te arrasan con las bolsas de la compra al pasar.

- Porque al final mola eso de coger un bus a las 7 de la mañana, bajo el diluvio universal, calada hasta los huesos, para ir a ver piedras en mitad de un prado.

- Porque... ¿a quién no le gusta alimentarse de nocilla durante 2 semanas?

- Porque llega un día en el que tras ver 4 horas del canal de la bbc, decides que eso de irse a dormir a las 8 de la tarde no es tan mala idea.

- Porque descubres que no te gusta el pepino, nunca te ha gustado, ni te va a gustar pero te lo comes porque... si lo saboreas poco, sabe parecido al melón!

- Porque te arrepientes de no haber aprendido la palabra pomelo y llevas una semana comiéndolo para desayunar porque pensabas que la señora te preguntaba si te gustaba la fruta en general.. Y la fruta te gusta si.. pero un poco de variedad también!

- Porque cuando llegas a tu supuesta casa, la familia se ha dado a la fuga y te toca dormir en el suelo de la casa de los coordinadores.

- Porque aprendes a poner cara de "si, lo entiendo" mientras te preguntas si la alfombra tendrá pelos de gato o la señora tendrá alopecia temprana...

- Porque en tu casa no hay internet, ni televisión, y no puedes llamar a españa... siempre te queda leerte un libro de 500 páginas en inglés.

- Porque después de contarle a tu familia hasta cuántos hijos quieres tener... te planteas si la mujer pretende escribir una biografía sobre tu vida.
- Porque siempre te acabas acordando de tus padres!

Y por último, y no menos importante... Porque siempre que termina el intercambio, piensas que jamás repetirás. Pero al año siguiente ahí estás de nuevo, con las maletas, y ese sentimiento revelador que afirma "total, si no puede ser peor que la última vez". Y lo es.


El Arlequín




Publicar un comentario