Ir al contenido principal

Razón nº 5: por los intercambios

Queridos navegantes,

Lamento mucho mi ausencia! Espero que vuestras vacaciones hayan sido muuuuy largas y tengais las pilas cargadas para el nuevo curso. Y los que tengan problema con las baterías... apuntaros a Yoga o Pilates porque este año promete! 

La razón de hoy para sonreír es muy especial y llevaba mucho tiempo queriendo contárosla. Pero primero.. ¿qué es un intercambio? Un intercambio consiste en que un día te engañan en el cole y te dicen "coge tus maletas chata, que te vas a casa de un desconocido por unos días a practicar su idioma y costumbres". A veces los que te engañan son tus padres.. e incluso tu jefe.. pero el caso es que terminas en casa de unos extraños, con tu sonrisa y salero como única defensa. Ahora que ya tenemos todos clara la definición.. ¡Veamos por qué los intercambios son una razón para reir!



- Porque aprendes a apreciar el silencio.. sobretodo tras no entender ni palabra de lo que te dicen en la familia.

- Porque te acostumbras al sonido de los mantras tibetanos a pleno pulmon que la madre budista canta a las 6 de la mañana.

- Porque te inmunizas a el té hirviendo que la abuela loca te da y aprendes a tomar helado para "curarte" la garganta.

- Porque te acostumbras a que la gente te arroye por la calle como si fueras inferior, transparente y no te doliera cuando te arrasan con las bolsas de la compra al pasar.

- Porque al final mola eso de coger un bus a las 7 de la mañana, bajo el diluvio universal, calada hasta los huesos, para ir a ver piedras en mitad de un prado.

- Porque... ¿a quién no le gusta alimentarse de nocilla durante 2 semanas?

- Porque llega un día en el que tras ver 4 horas del canal de la bbc, decides que eso de irse a dormir a las 8 de la tarde no es tan mala idea.

- Porque descubres que no te gusta el pepino, nunca te ha gustado, ni te va a gustar pero te lo comes porque... si lo saboreas poco, sabe parecido al melón!

- Porque te arrepientes de no haber aprendido la palabra pomelo y llevas una semana comiéndolo para desayunar porque pensabas que la señora te preguntaba si te gustaba la fruta en general.. Y la fruta te gusta si.. pero un poco de variedad también!

- Porque cuando llegas a tu supuesta casa, la familia se ha dado a la fuga y te toca dormir en el suelo de la casa de los coordinadores.

- Porque aprendes a poner cara de "si, lo entiendo" mientras te preguntas si la alfombra tendrá pelos de gato o la señora tendrá alopecia temprana...

- Porque en tu casa no hay internet, ni televisión, y no puedes llamar a españa... siempre te queda leerte un libro de 500 páginas en inglés.

- Porque después de contarle a tu familia hasta cuántos hijos quieres tener... te planteas si la mujer pretende escribir una biografía sobre tu vida.
- Porque siempre te acabas acordando de tus padres!

Y por último, y no menos importante... Porque siempre que termina el intercambio, piensas que jamás repetirás. Pero al año siguiente ahí estás de nuevo, con las maletas, y ese sentimiento revelador que afirma "total, si no puede ser peor que la última vez". Y lo es.


El Arlequín




Comentarios

Entradas populares de este blog

Razón nº 8: los exámenes

Queridos navegantes:

Como siempre empiezo disculpándome por haber tardado tanto en subir una entrada y bla bla bla como si alguien estuviera esperando a que eso pasara jajaja En fin, hagamos como que alguien me lee y continuemos...

La razón para sonreír de hoy es una de mis míticas razones: los exámenes. A ver, no es que yo esté loca (que también) y vea que se acerca la fecha de los exámenes finales y me ponga a dar saltos de alegría cual niño al ver un caramelo...
La verdadera razón por la que los exámenes me hacen reír es porque siempre que estoy en periodo de exámenes me da por hacer locuras varias y sorprendentemente mi creatividad parece expandirse cual polen en Mayo (ejem, señor polen, es una indirecta...). Pero ¿de qué tipo de locuras hablo? (ahora que no me lee nadie aprovecho para contarlo jajaja)

A ver a ver... En segundo de bachillerato, probablemente la etapa de estrés más grande de mi vida (sin contar estos dos últimos meses) se me fue un poco la pinza y se me ocurrió la…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 1: porque reír merece la pena

Cara seta Queridos navegantes,
La vida es dura. No hay más que salir a la calle.. Los niños llorando porque su mamá no les ha comprado un helado, las mujeres quejándose porque un "negro de mierda" (sin ofender) les pide dinero, el vecino de enfrente que quiere hacer huelga y no le dejan, y el abuelo de la esquina jugando al Mus con garbanzos porque está ahorrando para irse a Benidorn en verano. Repito, la vida es dura. No hay más que encender la tele para ser bombardeado por todas las catástrofes que ocurren diariamente en el mundo. España va mal queridos navegantes.. estamos en crisis!! (por si alguien no se ha enterado..) 

Los bancos nos timan y luego les damos dinero, el paro juvenil ha creado la "generación perdida", los indignados se van de Sol... La vida es dura y no hay razones para reír. Que tragedia! Sálvese quien pueda! Y no se olviden de llevarse a unos cuantos por el camino! No hay razones para reír. Si. Como lo leéis, la g…