Ir al contenido principal

Razón nº 10: Por mi liliputiense



Queridos navegantes,

¡Cuánto tiempo! ¿Me habéis hechado de menos? 
Y ahora todos, "siiiiii mogollón! No podemos vivir sin ti!!!!"  jajaja Bueno vale, no le pongáis tanto entusiasmo, ya sé que mi blog no es super famoso y solo lo leo yo (de ahí las 1500 autovisitas del contador jiji) pero bueno, lo divertido de este blog es que yo me lo paso bien escribiéndolo y si luego alguien se rie pues mucho mejor!!

La razón que os traigo hoy puede que no sea tan universal. A fin de cuentas casi seguro que todos tenemos un enano o enana, también llamados liliputienses, que nos alegran día a día y nos hacen reir con sus ocurrencias. Yo hace tiempo que tengo mi minimujercita favorita, y la quiero mucho desde el día que nació pero este último mes y medio ha hecho que la quiera tanto que estoy pensando secuestrarla un día y darme a la fuga. Bueno... Igual ya no porque os lo acabo de contar y creo que me he cargado el efecto sorpresa!! 

Aquí os dejo esas razones por las que cada mañana cuando voy camino de su casa para llevarla al cole sonrio de oreja a oreja recordando estos momentos.

- Porque la primera vez que fuimos al cole juntas sus pasos eran tan lentos que los caracoles nos adelantaban y todos los autobuses se nos iban en la cara... pero no nos importaba tomarnos nuestro tiempo!


- Porque no hay nada como que te abran la puerta y veas una cara sonriente corriendo hacia ti con su miniabriguito rojo, la minimochila de Minnie y el cuento de Peter Pan en la mano. El cuento por cierto, lo ha memorizado y juega a leertelo en el autobus.

- Porque te sientes como una famosa cuando vas en el metro y te ceden el asiento o la gente se choca con las farolas por quedarse mirando a la miniwini que llevas de la mano.

- Porque no hay nada más tierno que cuando al sonar un mega trueno unos brazitos enanos se te agarren a la pierna para sentirse a salvo, que el metro haga un ruido fuerte y se asuste y tu le digas que "se ha tirado un pedo porque cenó fabada" o que el autobús lleva un elefante y por eso suena como una trompeta cuando frena. 

- Porque cuando cae el diluvio universal y tienes que caminar media hora bajo la lluvia para llegar al cole lo haces contenta y cantando el "que llueva que llueva" y mirando las burbujas que hacen los peces que viven en los charcos.

- Porque una castaña es el bien más preciado y una hoja el juguete más divertido.

- Porque aprendes la odisea que es bajar de un autobus que te deja a medio metro de la acera con una mochila, tu abrigo, el abrigo de la nena, los dos paraguas y con la pequeña en cuestión. Y encima nuestro amigo Murfi decide que llueva justo cuando te toca bajar.

- Porque un dia ves a la canija más mona del mundo dandose golpecitos con los dedos en la mano y descubres que está jugando con su "movil tactil" imaginario.


- Porque cuando todo el mundo va dormido en el bus a ella se le ocurre empezar a cantar los dias de la semana y nadie se enfada.

- Porque te inventas canciones para todo (que venga el autobus que me canso de esperar, all the children go to school, que bonito es madrugar....) y las cantas en mitad de la calle sin importarte que la gente te mire con cara de loca.

- Porque el momento más bonito del día es cuando te dan un beso gigante y un megaAbrazo antes de entrar a la sala de espera. 

- Porque un día te llama "mamá" y no se da cuenta.

- Porque ves al resto de los niños y la que va a tu lado te parece la más guapa, más simpática e inteligente de todos.

- Porque da igual lo que te pongas, ella siempre piensa que vas guapa y le encantan tus relojes.

- Porque cualquier cosa puede ser una "sorpresita": un cacao, una pegatina, un cuentecillo... y todas son recibidas como si fueran tesoros!


Y así podría seguir diciendo una larga lista de por qué soy tan feliz esa media hora al día que paso con mi liliputiense, pero creo que lo importante es vivir esos momentos y disfrutarlos mientras suceden. Supongo que cada uno, sobre todo los que sois papás y mamás, tendréis miles de anécdotas divertidas que recordar. Os pido que cuando estéis cansados y con ganas de tirar a vuestra minipersonita por la ventana recordéis estos momentos y lo miréis con humor. ¡Que luego crecen muy rápido!


Un abrazo y gracias a los papis de mi chiquitina por darme una razón para sonreir cada mañana!


El arlequín


Comentarios

Entradas populares de este blog

Razón nº 8: los exámenes

Queridos navegantes:

Como siempre empiezo disculpándome por haber tardado tanto en subir una entrada y bla bla bla como si alguien estuviera esperando a que eso pasara jajaja En fin, hagamos como que alguien me lee y continuemos...

La razón para sonreír de hoy es una de mis míticas razones: los exámenes. A ver, no es que yo esté loca (que también) y vea que se acerca la fecha de los exámenes finales y me ponga a dar saltos de alegría cual niño al ver un caramelo...
La verdadera razón por la que los exámenes me hacen reír es porque siempre que estoy en periodo de exámenes me da por hacer locuras varias y sorprendentemente mi creatividad parece expandirse cual polen en Mayo (ejem, señor polen, es una indirecta...). Pero ¿de qué tipo de locuras hablo? (ahora que no me lee nadie aprovecho para contarlo jajaja)

A ver a ver... En segundo de bachillerato, probablemente la etapa de estrés más grande de mi vida (sin contar estos dos últimos meses) se me fue un poco la pinza y se me ocurrió la…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 1: porque reír merece la pena

Cara seta Queridos navegantes,
La vida es dura. No hay más que salir a la calle.. Los niños llorando porque su mamá no les ha comprado un helado, las mujeres quejándose porque un "negro de mierda" (sin ofender) les pide dinero, el vecino de enfrente que quiere hacer huelga y no le dejan, y el abuelo de la esquina jugando al Mus con garbanzos porque está ahorrando para irse a Benidorn en verano. Repito, la vida es dura. No hay más que encender la tele para ser bombardeado por todas las catástrofes que ocurren diariamente en el mundo. España va mal queridos navegantes.. estamos en crisis!! (por si alguien no se ha enterado..) 

Los bancos nos timan y luego les damos dinero, el paro juvenil ha creado la "generación perdida", los indignados se van de Sol... La vida es dura y no hay razones para reír. Que tragedia! Sálvese quien pueda! Y no se olviden de llevarse a unos cuantos por el camino! No hay razones para reír. Si. Como lo leéis, la g…