Ir al contenido principal

Razón nº 18: Maldita burocracia

Queridos navegantes,

Perdonad mi ausencia pero cada día tengo más trabajo. Es más, me estoy planteando pedir la nacionalidad china, pero no me gusta mucho su gastronomía pues en ocasiones me da flatulencias. Pero tranquilos, que aunque sé que estáis deseando que os hable de mis problemas gástricos al comer alimentos de origen sospechoso (véase ratas muertas y de más ingredientes orientales) o de mis recientes broncoaspiraciones espontáneas mientras bebía zumo de naranja (apasionante tema el de las broncoaspiraciones,  o atragantamientos de toda la vida eeh) sino de la maldita burocracia!!!

Estoy segura de que muchos habéis tenido experiencias varias relacionadas con este tema. Yo la verdad es que me curé de espanto con los trámites legales que he tenido que hacer en mis múltiples, diversos, y variados, y laaaaargos, y muy interesantes viajes al extranjero (espero que haya quedado claro que he viajado muchiiiiismo por el mundo... es más "la vuelta al mundo en 80 días" se basa en mi vida jajaja). Pero hoy os traigo mi peripecia para conseguir matricularme en ambos máster. Que si, para quien no lo sepa, un buen día se me ocurrió (o más bien entre mi padre y mi "yo" impulsivo) la idea de matricularme en dos másters a tiempo completo, a la vez.  He aquí mi odisea:


"Érase una vez, por el mes de Junio, recién licenciada, me puse a hacer los papeles para la matrícula de la uni A con la feliz casualidad de que a no sé qué señor o señora profesor/a se le ocurrió la genial idea de nominarme para un premio por mi excelentísimo y extraordinario talento como estudiante de psicología (es más, desde entonces pasé a llamarme su excelencia la arlequina). Por lo que cuando fui a pagar mi titulo de psicología como toda hija de vecina (suponiendo que vuestra vecina sea estudiante de 5º de psicología) me dieron la maravillosa noticia de que no podía hacer el pago hasta que no se resolviera si definitivamente si me coincidian el diplomita (que con los recortes ya no dan ni medalla! cutres!) o dejaba de ser una eminencia. Sin pagar, no hay recibo, y sin recibo no soy oficialmente licenciada y no hay matrícula en la universidad A. Maravilloso. Y os preguntaréis, ¿Y por qué las prisas? Pues porque obviamente con esto del papeleo hay unas fechas y además con esto de mi afán internacional en menos de una semana me iba de viaje. Total, que después de llamar unas siete veces y de esperar con mucha paciencia conseguí matricularme en la uni A.


Tranquilos, que aún queda lo bueno. La uni B. Esta uni no es en la que yo estudié la carrera por lo que el papeleo fue en aumento. En primer lugar tuve que escanear el recibo del título, pedir una copia oficial del expediente académico a la uni A (que lleva su tiempo) y escanearlo junto con el titulo del  nivel de inglés. Yo feliz, parecía demasiado facil. Efectivamente, cuando fui a hacer la preinscripción se me colgó la página unas tres veces, los documentos no se me cargaban y las asignaturas del master no existían. Cosas de la informática diréis algunos. Pero lo mejor vino cuando por fin, tras esperar unas semanas me dijeron que estaba aceptada y podía matricularme. Me metí en la web, todo normal (normal = solo se me colgó dos veces) y cuando voy a hacer el pago me dice "el importe total son 35 euros". Y yo... ¿Cómoooooooo? Anda!! Pero si eran 1800!! Llamé por teléfono (que si no ni se enteran) y me dijeron que era debido a mi estado de gracia y excelencia y que lo iban a revisar. Efectivamente lo revisaron y a mi bolsillo magnífico (o más bien al de mi padre) le tocó pagar la cuantiosa suma. Y ahí quedó todo! Nooooooo! Mentira!! Ilusos!! Aun quedaba la odisea de mandar los papeles originales y COMPULSADOS a la uni B. Si hijos si, lo del escaneo era solo para que me admitieran. 

Voy a resumiros la historia que veo que alguno se me ha dormido hace un par de párrafos... el caso es que ya andabamos por el mes de Septiembre y con eso de la informática me ponía que mandara una fotocopia COTEJADA del resguardo del título a un apartado de correos. Lo mandé y cuando fui a comprobar en la intranet si les había llegado vi que ponía que habia que mandar los otros dos documentos y compulsados. Llamé y me dijeron que no me preocupase que si faltaba algo me lo dirían. Y si, 5 meses más tarde (la semana pasada) me mandaron una carta que tenía 10 días para mandarlo todo o perdería mi dinero. Le escribí amablemente a la señora preguntándole si podía llevar los paples en mano a algún sitio pero no me contestó. Os podéis imaginar que casi me da un síncope con todo lo que tengo que hacer y justo en la semana que más lio tenía me tocó darme el paseito a la otra sede de la uni A (ya previamente otro dia fui a preguntar a la mia) para pedir el titulo, pagar 10 euros por su compulsa y por la copia del expediente otros 10, ir a correos y mandarlo. 

Total para que me llamara la secretaria al día siguiente diciéndome que no servía la compulsa de mi uni por ser privada. Casi le tiro el teléfono a la pobre señora... Desesperada le dije "por dios!! digame a dónde tengo que ir para compulsarlo!!". A lo que muy amablemente me dijo que fuera a la sede de la uni B que se encuentra a dos paradas de mi casa, entregara los papeles en mano para que me los sellaran allí y ellos los harían llegar a su destino. Como comprenderéis casi me da un infarto cuando a las 24 horas me llegó el email de que POR FIN estaba matriculada en el master."

Queridos navegantes, otro día si queréis os cuento mi peripecia con el Plan Inicial de Prácticas, el cual mandé escaneado (por eso de la educación a distancia) y me dijeron que tenía que llevar en persona un día (a Mordor, osea, 50 min de mi casa) y volver a recogerlo otro día firmado por la tutora. Lo peor fue cuando mis compañeros de otros centros me dijeron que lo habían enviado escaneado sin problemas. Creo que queda claro por qué odio la burocracia. ¿Que no pueden inventar algo con las nuevas tecnologías que no tengas que andar dando paseos?

Si has llegado a leer hasta aqui di "espinacas con queso" jajaja

Un abrazo,

El Arlequín


Comentarios

Entradas populares de este blog

Razón nº 8: los exámenes

Queridos navegantes:

Como siempre empiezo disculpándome por haber tardado tanto en subir una entrada y bla bla bla como si alguien estuviera esperando a que eso pasara jajaja En fin, hagamos como que alguien me lee y continuemos...

La razón para sonreír de hoy es una de mis míticas razones: los exámenes. A ver, no es que yo esté loca (que también) y vea que se acerca la fecha de los exámenes finales y me ponga a dar saltos de alegría cual niño al ver un caramelo...
La verdadera razón por la que los exámenes me hacen reír es porque siempre que estoy en periodo de exámenes me da por hacer locuras varias y sorprendentemente mi creatividad parece expandirse cual polen en Mayo (ejem, señor polen, es una indirecta...). Pero ¿de qué tipo de locuras hablo? (ahora que no me lee nadie aprovecho para contarlo jajaja)

A ver a ver... En segundo de bachillerato, probablemente la etapa de estrés más grande de mi vida (sin contar estos dos últimos meses) se me fue un poco la pinza y se me ocurrió la…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 1: porque reír merece la pena

Cara seta Queridos navegantes,
La vida es dura. No hay más que salir a la calle.. Los niños llorando porque su mamá no les ha comprado un helado, las mujeres quejándose porque un "negro de mierda" (sin ofender) les pide dinero, el vecino de enfrente que quiere hacer huelga y no le dejan, y el abuelo de la esquina jugando al Mus con garbanzos porque está ahorrando para irse a Benidorn en verano. Repito, la vida es dura. No hay más que encender la tele para ser bombardeado por todas las catástrofes que ocurren diariamente en el mundo. España va mal queridos navegantes.. estamos en crisis!! (por si alguien no se ha enterado..) 

Los bancos nos timan y luego les damos dinero, el paro juvenil ha creado la "generación perdida", los indignados se van de Sol... La vida es dura y no hay razones para reír. Que tragedia! Sálvese quien pueda! Y no se olviden de llevarse a unos cuantos por el camino! No hay razones para reír. Si. Como lo leéis, la g…