Ir al contenido principal

Razon n○ 20: la siesta



Queridos navegantes,

Larga ha sido mi ausencia y grande mi añoranza por escribir en este blog. Sin embargo,  dejemos las lagrimas y los reencuentros para otro día que hoy tengo algo más importante que contaros y me dueke la cabeza por una razón que pronto sabréis.

Pues si. He vuelto. Y aunque muchas han sido mis alegrias en este tiempo, ha sido precisamente ahora que me he dado cuenta de que o le ponía un toque de humor a mi vida o iba a acabar como una viejaamargadaespiavecinos.

Os cuento. A mi, como a cualquier mujer española que se precie, me encanta la siesta.  A mis vecinos de la playa también les gusta... solo que sus amados hijos no les dejan dormirla y ellos en venganza ¿que hacen? Les azotan! Les dejan si  cenar! Les obligan a ver Dora la exploradora para que vayan interiorizando su futuro como emigrantes españoles! Noooooo!! Nada de eso!! Lo que hacen los padres ¡benditos! es soltarles a jugar al jardín! Que dices tu "bueno, si las pobres criaturas con sus muñecas y cochecitos no molestan a nadie!" 

Aiiiii incrédulos! Que no sabeis ná de ná! Que las muñecas han pasado de moda! Que lo que se llevan ahora son los coches a motor con el típico sonido desgarrador!! Que tu estás durmiendo y dices "socorroo!!!" Que eso hace más ruido que una apisonadora en un barrio de Madrid!! Nada nada de muñecas.. los niños ahora tienen bicis! Y vosotros diréis con razón "pero si las bicis no hacen ruido..." Nooooo!!! las bicis nooo!! Pero las bocinas que los ilusos padres compran a sus criaturas de cinco años si!! Que dices tu.. ¿y para que le compras una bocina a una niña que lleva ruedines? ¿por si alcanza los 10 km/h y atropella a una tortuga reumática que por ahí pasaba?

Pues si queridos navegantes... entre niños, bocinas, cochesodiososconruidoquelamadrequelesparioaquienesloinventaron, y abuelas pedorras que no paran de gritar cuando ves que estás durmiendo cuál Jesús entre sus pajas.. así, en esta época del año que da para pensar, me planteo yo mi futuro.. y digo.. ¿de verdad quiero tener hijos? ¿de verdad quiero yo privarme de mis amadas siestas en verano para a las 5 de la tarde sacar a mis hijos al jardín a molestar a los vecinos? y poco a poco, la respuesta viene a mi mente: venganza! Pienso tener 5 hijos! Y en mi casa habrá una norma muy firme escrita a fuego e inquebrantable... TODO NIÑO PUEDE GRITAR Y MOLESTAR A LA HORA DE LA SIESTA EN VERANO! Porque si yo me he tragado a toda la panda esta gritando y montando cochesruidosos  a los míos los aguantarán tambien muajajaja y como vea a la vieja gritona quejarse invito a lo vecinos!!

Por cierto.. que nunca me ha gustado el heavy metal pero me parece que esta noche hago la técnica de mi hermana y me salgo con los altavoces a bailar al jardin jajaja

No ahora en serio.. quiero agradecer a mis vecinos de la playa que si no fuera por sus criaturas, y dado mi amor por el sofá, no sería capaz de despertarme de la siesta. Y la verdad que gracias a ellos me he reido escribiendo estas lineas.

Feliz mes de Angosto!

Marta

Comentarios

Entradas populares de este blog

Razón nº 8: los exámenes

Queridos navegantes:

Como siempre empiezo disculpándome por haber tardado tanto en subir una entrada y bla bla bla como si alguien estuviera esperando a que eso pasara jajaja En fin, hagamos como que alguien me lee y continuemos...

La razón para sonreír de hoy es una de mis míticas razones: los exámenes. A ver, no es que yo esté loca (que también) y vea que se acerca la fecha de los exámenes finales y me ponga a dar saltos de alegría cual niño al ver un caramelo...
La verdadera razón por la que los exámenes me hacen reír es porque siempre que estoy en periodo de exámenes me da por hacer locuras varias y sorprendentemente mi creatividad parece expandirse cual polen en Mayo (ejem, señor polen, es una indirecta...). Pero ¿de qué tipo de locuras hablo? (ahora que no me lee nadie aprovecho para contarlo jajaja)

A ver a ver... En segundo de bachillerato, probablemente la etapa de estrés más grande de mi vida (sin contar estos dos últimos meses) se me fue un poco la pinza y se me ocurrió la…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 1: porque reír merece la pena

Cara seta Queridos navegantes,
La vida es dura. No hay más que salir a la calle.. Los niños llorando porque su mamá no les ha comprado un helado, las mujeres quejándose porque un "negro de mierda" (sin ofender) les pide dinero, el vecino de enfrente que quiere hacer huelga y no le dejan, y el abuelo de la esquina jugando al Mus con garbanzos porque está ahorrando para irse a Benidorn en verano. Repito, la vida es dura. No hay más que encender la tele para ser bombardeado por todas las catástrofes que ocurren diariamente en el mundo. España va mal queridos navegantes.. estamos en crisis!! (por si alguien no se ha enterado..) 

Los bancos nos timan y luego les damos dinero, el paro juvenil ha creado la "generación perdida", los indignados se van de Sol... La vida es dura y no hay razones para reír. Que tragedia! Sálvese quien pueda! Y no se olviden de llevarse a unos cuantos por el camino! No hay razones para reír. Si. Como lo leéis, la g…