miércoles, 3 de septiembre de 2014

Razón nº 21: el pelo largo 1

Queridos navegantes,

Ya es Septiembre y sigue haciendo calor. Mucho calor. Tanto calor que en ocasiones me he planteado ir en mitad de la noche al Mercadona y pasearme por la zona de congelados. Creo que ahora sé por qué no abre las 24 horas... de hacerlo, la gente se pasaría el mes de Agosto durmiendo furtivamente en saco junto a los helados y la merluza.

Odio el calor tanto como odio que la gente me diga que no puedo hacer algo. Será por eso que me decían las monjas de "querer es poder". Aunque por más que quiero que me toque la lotería no sé por qué demonios no sucede! Si yo quiero jooo!! Es verdad que no he comprado ningún boleto pero oye, que yo querer quiero y con mucho empeño! 



Mi madre dice que siempre consigo lo que quiero. Bueno, lo dijo aquella vez que tras mil años por fin conseguí que me regalaran la Play 2. Lo único es que claro, para cuando me la regalaron ya no la quería tanto y ahí está, cubierta de polvo, esperando a que alguien se anime a jugar con ella. En cualquier caso, casi siempre consigo lo que me propongo, y hace un par de años me propuse la genial idea de dejarme el pelo largo. Y diréis... Wow! qué super propuesta más apuesta! Como si fuera tan dificil! Y encima gratis!

Pues si, en mi caso es bastante difícil porque tiene un poquito de historia familiar... de esas turbias y oscuras que hay en todas las familias (si, en la tuya tambien.. y sino pregunta muajaja) El caso es que mi madre tiene tres hermanas y dos hermanos y por tradición, como su pelo era muy bonito, siempre lo llevaba muy largo. Hasta el punto de que un verano fueron todos a cortárselo muy cortito para el calor (guiño, guiño), pero la peluquera se negó a cortárselo a mi madre argumentando que era un crimen cortar semejante melena (gracias peluquera ¬¬). Este hecho traumatizó tanto a mi madre que decidió que su hija pequeña (es decir, yo) siempre llevaría el pelo corto. A mi me encantaba ir a la pelu de pequeña y sentir el viento en mi cuello a lo verano azul... pero seamos realistas, a los 20 años, el pelo seta no le queda bien a nadie!! (A nadie mamá a nadie!! que en mi graduación de bachillerato parecía un chupachups de cocacola!!)

Y así fue como con esa edad, más o menos, me propuse dejarme el pelo largo. Pero como todo, cada vez que me crecía un poco tenia a mi madre con su "ya es verano, ¿por qué no te cortas el pelo? ¡con lo mono que te queda cortito! Además corto da menos calor". Y antes o después acababa cortándomelo. Y vuelta a empezar... Y así hasta este año.

Por fin, después de cuatro años puedo decir que tengo el pelo largo wiiiiiiiii y gracias a mi maravillosa melena me he asado cual pollo todo el verano wiiiii asi que, si mamá, tenías razón... el pelo largo da mucho calor!! Pero... por mucho que cada día me digas que por qué no me lo corto... no lo haré! 
Eso si, siguiendo la tradición, mis hijas tendrán una super melena a lo Rapuncell. Ya me encargaré yo de llevarlas al mercadona cuando en las noches de Agosto les entre calor.

Otro día seguimos hablando de cabellos! No os perdáis la historia con mi flequillo juas juas

Un abrazo,

El Arlequín
Publicar un comentario