Ir al contenido principal

Pensamiento nº 2: saber mirar



Queridos navegantes,

Últimamente he estado escuchando conferencias TED  sobre liderazgo, el trabajo de tus sueños, como ser más feliz, etc. Y he estado reflexionando sobre lo que éstas conferencias tienen en común y como podemos aplicarlo, el común de los mortales, a nuestro día a día. Básicamente se resume en cinco puntos:

- No te conformes y busca aquello en lo que destacas. Si no lo consigues a la primera, no te desanimes, la constancia es la clave del éxito.
- No te preocupes si no te gusta solo un área pues algunos somos polivalentes y poseemos varios centros de interés que varían con el tiempo.
- Las personas somos el motor del éxito. Rodéate de gente animosa, que le guste ayudar a los demás, y cuídala.
- Ser bueno es un 10% conocimientos, 10% habilidades y un 80% de actitud.
- Dedica tu tiempo a aquello que te gusta. No pierdas el tiempo con trabajos que te hacen infeliz y si te pones un reto, priorízalo.

La verdad que todos estos consejos por separado tienen mucho sentido, y algunos de ellos al juntarlos pueden parecer coherentes, aunque cuanto más escucho estas conferencias más pienso en que la felicidad es diferente para cada persona.

En mi opinión, la felicidad va más unida a observar los pequeños detalles, a preguntarse cada día "¿cuál ha sido mi momento favorito del día?" sin intentar que la respuesta sea demasiado ambiciosa. No siempre podemos contestar con un "el momento en el que gané un premio" o "cuando mi jefe me ha dicho lo mucho que valgo y me ha subido el sueldo". La felicidad se encuentra en ponerse las gafas de la humildad y ser capaz de sonreír con aquello que normalmente damos por hecho. A veces la alegría se encuentra al darse cuenta de que un niño que tiene un retraso en su desarrollo se lleva solito la cuchara a la boca por primera vez y tu estás ahí para verlo. A veces se esconde al darte cuenta de que otro pequeño se pone de pie con entusiasmo cuando hace un par de semanas tardaba media hora en subir diez escalones a gatas. O simplemente, en poder ser testigo de cómo una educadora da palmas para hacer reír a sus niños. Porque la felicidad no está siempre en hacer, sino es saber ver.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Razón nº 8: los exámenes

Queridos navegantes:

Como siempre empiezo disculpándome por haber tardado tanto en subir una entrada y bla bla bla como si alguien estuviera esperando a que eso pasara jajaja En fin, hagamos como que alguien me lee y continuemos...

La razón para sonreír de hoy es una de mis míticas razones: los exámenes. A ver, no es que yo esté loca (que también) y vea que se acerca la fecha de los exámenes finales y me ponga a dar saltos de alegría cual niño al ver un caramelo...
La verdadera razón por la que los exámenes me hacen reír es porque siempre que estoy en periodo de exámenes me da por hacer locuras varias y sorprendentemente mi creatividad parece expandirse cual polen en Mayo (ejem, señor polen, es una indirecta...). Pero ¿de qué tipo de locuras hablo? (ahora que no me lee nadie aprovecho para contarlo jajaja)

A ver a ver... En segundo de bachillerato, probablemente la etapa de estrés más grande de mi vida (sin contar estos dos últimos meses) se me fue un poco la pinza y se me ocurrió la…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 1: porque reír merece la pena

Cara seta Queridos navegantes,
La vida es dura. No hay más que salir a la calle.. Los niños llorando porque su mamá no les ha comprado un helado, las mujeres quejándose porque un "negro de mierda" (sin ofender) les pide dinero, el vecino de enfrente que quiere hacer huelga y no le dejan, y el abuelo de la esquina jugando al Mus con garbanzos porque está ahorrando para irse a Benidorn en verano. Repito, la vida es dura. No hay más que encender la tele para ser bombardeado por todas las catástrofes que ocurren diariamente en el mundo. España va mal queridos navegantes.. estamos en crisis!! (por si alguien no se ha enterado..) 

Los bancos nos timan y luego les damos dinero, el paro juvenil ha creado la "generación perdida", los indignados se van de Sol... La vida es dura y no hay razones para reír. Que tragedia! Sálvese quien pueda! Y no se olviden de llevarse a unos cuantos por el camino! No hay razones para reír. Si. Como lo leéis, la g…