Ir al contenido principal

Pensamiento nº3: el humor

Queridos navegantes,

Hoy venía dispuesta a echaros un discurso sobre mi querida Teoría de la Desconexión moral de Bandura, y cómo algunas personas van por el mundo pensando que no se puede confiar en los demás. Sin embargo, hoy he tenido un buen día y me apetece reflexionar sobre una idea diferente: El humor.


El humor es la esencia de la felicidad, y por desgracia parece que lo hemos olvidado. Hace poco una persona me ayudó a darme cuenta de que últimamente me tomaba la vida demasiado en serio. Quiero pensar que quizás haber estado dos años centrada en escuchar los problemas de los demás, me hizo aparcar mi sentido del humor. Entonces recordé a otro amigo que me dijo que cuando tenemos un problema y nos reímos, solemos verlo de otra manera. Evidentemente no consiste en que alguien nos cuente una preocupación y nosotros soltemos una carcajada, pues esto sería insensible y nos ganaría un par de enemistades. Se trata más bien de reírnos de nosotros mismos y de nuestros defectos.

Por ejemplo, ayer tuve uno de esos días un poco olvidadizos de los míos... Me dejé las llaves de la moto puestas (otra vez) y perdí el teléfono. Afortunadamente logré recuperarlo pues, como siempre, cuando digo perdí, me refiero a que había olvidado dónde lo había puesto. Finalmente lo había dejado en el despacho. El caso es que, al volver en busca del aparatito, puse patas arriba el despacho y por el camino encontré la bufanda que había perdido el lunes. Entonces me acoré de Luna (la rubia rara de Harry Potter) y de su filosofía de que las cosas importantes siempre vuelven a nosotros. Y si no vuelven, es que no eran importantes. Y si lo eran, desde luego no eran imprescindibles. 

Una vez me preguntaron cómo podía vivir perdiendo cosas todos los días, en un continuo vaivén de sustos por haber perdido algo. Eso me hizo caer en la cuenta de dos cosas. La primera era que cuando te pasas el día perdiendo cosas, aprendes que la mayoría de la veces vuelves a encontrarlas y dejas de asustarte. Simplemente te dejas llevar. La segunda es que esos pequeños momentos de activación hacían que mis días fueran más emocionantes!! 

Así que, conócete, acepta tus defectos, ríete de ellos y sigue intentando dar lo mejor de ti mismo!

El Arlequín

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Razón nº 7: Ser mamá

Queridos navegantes,




En estos meses han nacido un par de pequeños duendecillos y he estado pensando en lo bonito que es ser mamá y en todo el trabajo que conlleva. Yo como nanny viví los primeros pasos de la nena que cuidaba y las primeras palabras de little demon, asi que no puedo imaginar lo que tiene que ser ver a tu bebé todos los días y poder reirte con sus moñerías.


Sin embargo, por muy bonito que os lo pinte, los que sois padres sabéis que los niños cambian la vida de una pareja (o madre/padre soltera/o) de forma radical y a veces en pequeños detalles que nadie te había comentado (yo no tenía ni idea de que las madres tenían sed cuando daban de mamar!)  Hoy os dejo un artículo del blog De mamás y de papásescrito por Cecilia Jan en El Pais. Al leerlo he pensado en si será muy dificil para mi renunciar a estas cosas cuando llegue el momento (mamá, lo siento, parece que tendrás que esperar para ser abuela... o resignarte a tener nietos feos y marrones jajaja)


Ahí va: (con comentarios…

Razón nº 12: los médicos

Queridos navegantes,
¡Ya estoy de nuevo por aquí!  Seguro que me echabais de menos ¿verdad?  Entre las prisas de la rutina encuentro un momento para escribir sobre la razón de hoy: los médicos. Tengo que decir que ya llevaba tiempo pensando en escribir sobre este tema pero hoy en clase una profesora ha terminado de inspirarme así que he decidido escribirlo antes de que se me olvide (si, lo sé, Dory es mi hermana gemela...). Antes de nada me gustaría decir que no tengo ningún ánimo de ofender a los doctores que hacen bien su trabajo. Allá vamos.


Pongámonos en la situación de que un día nos despertamos y nos duele el páncreas o la mácula (super común el ejemplo, a quién no le pasa??) y entonces como no es algo que se pueda solucionar con el dichoso propóleo o las pastillas de herbolario de tu padre decides hacer acopio de valor, coger el teléfono y pedir cita para el médico de cabecera. Después de pulsar siete veces el número 1 y tres asteriscos, almuadilla y bailar la jota con la musiquita…

Razón nº 14: los skates

Queridos navegantes,

Ya estoy aquí de nuevo!
En primer lugar me gustaría hacer un comentario dirigido a las personas que reciben mis entradas por correo electrónico. Me han comentado que algunas veces cuando subo vídeos no los podéis ver directamente desde el email porque no aparece el link. Por eso, os sugiero que vayáis al final del mensaje donde pone  Publicado por Marta Hernández paraLa sonrisa del arlequín y pinchéis en "La sonrisa del arlequín" para ver la entrada en el blog, que siempre aparece más bonita y en todo su esplendor (y además sirve para aumentar el contador de visitas jajaja guiño guiño).
Después de este inciso voy con el tema que nos trae hoy aquí: los skates (monopatin para los de la generación X). Si, esas tablas tan monas con cuatro ruedas que últimamente invaden las calles de nuestras ciudades, pueblos, chabolasenmitaddelcampo, y demás lugares donde la gente vive. Porque en cuestión de dos, tres años, la tribu urbana de los skaters se ha multiplicado …